top of page
  • Foto del escritorPsic. Jael

El renacimiento de la psicología profunda

"Hasta que no te hagas consciente de lo que llevas en tu inconsciente, éste último dirigirá tu vida y le llamarás destino" - C. Jung

Empecé mis investigaciones sobre psicología profunda desde los inicios de mi carrera como psicólogo. Para esa época, Jung me enseñaba un universo simbólico, espiritual y científico que no encontraba en ninguna otra corriente ni institución que se dedicara a la salud mental. Para mi la psicología está lejos de ser un ejercicio de normalización y estandarización de la experiencia humana.


Encuentro en la obra de Jung un puente entre la filosofía antigua, los saberes ancestrales, y los sistemas de sabiduría oriental, con la práctica clínica y las técnicas psicoterapéuticas, que se ha convertido en mi mayor interés a nivel personal y profesional. Desvincularse de la mirada excluyente y hostil sobre las patologías y hacer de nuestra realidad psíquica una oportunidad para navegar en un multiverso desconocido, lleno de sombras y potencias. Desde lo individual hacia lo colectivo.


Me apasiona la psicología profunda porque viene creando en mí un mapa para la interpretación y la comprensión de mi mundo interior, pero también del cosmos, de la naturaleza, de los sueños, de las personas con las que me relaciono y de la historia de la humanidad que corre por nuestra sangre.


La psicología profunda está lejos de la idealización. No es solamente una variedad de teorías o juegos académicos. Vivo la psicología profunda como una eterna investigación de la vida humana: orgánica, natural y muchas veces compleja, confrontativa, llena de peligros, temores, y retos. Comparto a través de mi profesión aquello que amo: la pregunta.


Es la pregunta la que nos guía, es la pregunta la que nos trae aquí y sobre todo la que nos lleva al encuentro con lo desconocido. Para mi Carl Jung no es solamente un autor, es también una puerta, un ancestro que piensa con libertad y se permitió adentrarse en saberes poco valorados por la ciencia de su época. Su maestría radica en un acercamiento y comprensión de la naturaleza humana desde la dimensión del inconsciente colectivo, trayendo a nuestro mundo contemporáneo una psicología que hemos respirado desde tiempos ancestrales.


La salud mental es tan frágil como un pájaro en medio de una vasta selva. Somos seres vulnerables al dolor y el sufrimiento. Transitamos por situaciones y experiencias difíciles que a veces nos llevan a experimentar la muerte en vida. El pánico, la depresión y el estrés, por ejemplo, son estados que paralizan y desgastan nuestra conexión con el placer y la alegría. Habitamos un planeta con retos y oportunidades, en donde la investigación sobre nosotros mismos es fundamental para aprender a vivir.


En este sentido, Jung desde mi perspectiva, es un visionario de nuestro siglo, un pensador que nos invita a investigar con pies nómadas, sobre diferentes culturas, nos invita a recordar nuestras memorias como humanidad, a transformarnos por medio de los mitos y símbolos, y sobre todo a seguir un camino individual y alquímico de nuestra realidad. En efecto somos seres en constante transformación.


La psicología profunda no es solamente un ejercicio de consultorio, es un proceso de exploración sobre nuestro inconsciente en constante movimiento. A lo largo de mi práctica y del acompañamiento profesional con personas interesadas en conocerse a sí mismas, he podido salir de la caverna intelectual y encontrarme con la maravillosa complejidad que habita en cada ser humano.


Adentrarnos en nuestro inconsciente es un ejercicio para la recuperación, la integración y la vitalidad de nuestra alma. Poder ser lo que somos. Llegar a ser lo que somos. Recordar aquello que somos. Habitarnos. Cada persona que acompaño es un mundo de posibilidades. Me gusta crear un espacio horizontal para la comunicación sincera de aquello que nos sucede. Esta propuesta está lejos de ser un juicio moral sobre el bien y el mal.


Disfruto mi profesión porque me permite dedicarme al conocimiento de nuestra naturaleza. Escuchar, sentir, pensar con el otro, es una oportunidad para crear e ingeniar, pero sobre todo para re-descubrir la magia de la palabra.


@Psic. Jael


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page